Muchos piensan que el gas butano se va ha terminar debido a los rumores esparcidos por ciertos elementos de gas natural, por ello es fundamental que Usted conozca las diferencias entre las dos familias de gases. En primer lugar muy lejos de desaparecer el gas butano está creciendo debido tanto a sus nuevas aplicaciones, como a los nuevos sistemas de seguridad y a la demanda de usuarios de gas natural que están volviendo ha solicitar nuevamente el gas butano para sus instalaciones debido a su mayor rendimiento y su mejor precio. Por ejemplo para calentar una misma unidad necesitamos tres litros de gas natural por cada litro de gas butano lo que sin duda supone un mayor desgaste para los aparatos, más cantidad averías y por tanto una menor duración de los aparatos cuando usamos gas natural. Por otro lado con el gas natural esta obligado ha pagar impuestos por la utilización de la red, por el término fijo y por el alquiler del contador, impuestos que muchas veces superan por si solos lo que consume en gas butano así que si a eso añadimos el consumo tres veces mayor de gas natural, más el desgaste de los aparatos al utilizar más combustible, el aumento de las averías y su menor duración como consecuencia, vemos que las ventajas del gas natural son más bien desventajas a excepción del manejo de los envases. Así que conociendo la realidad de estas dos familias de gases esperamos que pueda usted tomar mejores decisiones ante los falsos rumores.